10bastob.jpg (22108 bytes)   10copab.jpg (19546 bytes)   10espadab.jpg (21843 bytes)    10orob.jpg (22903 bytes)

LA SOTA

Tiene la figura de un milico (soldado o policía). El recuerdo vale para todos los que vistiendo un uniforme le dieron forma a esta patria que nunca recordó como correspondería al milico , a ese herrero, ladrillero, albañil, carpintero y a veces guerrero para defender una tierra que él nunca iba a poseer.

Paseo su coraje y su hidalguía hasta el Ecuador con la Gesta Libertadora, luchó siguiendo a un líder carismático en las contiendas internas, fue siempre el avanzado y el sacrificado.

Un milico (su grado no importa), se enfrento en la guerra de frontera contra el indio, mal pago y mal alimentado y que según distintos Historiadores, "recibía la ropa de invierno en verano y la de verano en invierno", peleo al pampa (indio) sin ventaja, a espada y lonja.

Su valor esta fuera de toda dudas. Para reafirmar esto vale una sola anécdota. Alsina, Ministro de Guerra Argentino, al estilo de "La Muralla China" mandó a construir con los milicos, negros, mulatos, presidiarios o "mal entretenidos" (en ninguna jurisprudencia del mundo hay ni hubo una figura igual, mal entretenido era por lo que he leído, un hombre del pueblo que bebía alguna limeta de licor, jugaba a la taba, al truco, o noviaba con alguna chinita que le gustaba al juez de paz, comisario o sargento). Estos excavaron la famosa "ZANJA DE ALSINA, sin pensar que en muy poco tiempo iba ser tapada por los medanos.

A esa caprichosa frontera a veces se la proveyó de algún cañón, no tanto para defenderla cuando para comunicarse con otros fortines a la vista de una invasión. Las guarniciones siempre eran pocas, escasas de víveres, ropa y armas.

El Dr. Alsina no por humanidad, ni por cuidar a sus soldados, sino para ahorrase traslados de tropas y tan vez por algún "negocillo" de alguien, hizo comprar en Norteamérica unas corazas de cuero de búfalo doble que, nuestros soldados usaron muy poco y nada ya que, se la sacaban cuando había una pelea o entrevero con los pampas, para "no pelearlos con ventaja" . He aquí una clara prueba de la heroica epopeya de la Conquista del Desierto y sus calamidades, que hicieron mella no solo en los indios sino en las clases menos protegidas de la sociedad argentina.

Para este milico desconocido : el mejor de nuestro homenaje, el recuerdo emocionado.