Como disfrutar de un buen habano...

Un buen habano - puro es un regalo para los sentidos, es para disfrutarlo
en un ambiente de tranquilidad, ya sea en privado o en compañía de amigos

cercanos, que también disfruten de los puros.

Antes de encender un habano-puro, hay que comprobar su condición. Se debe
sujetar entre los dedos índice y  pulgar ejerciendo una ligera presión. 
Si el cigarro está en buenas condiciones, será suave al tacto. Algunos 
fumadores hacen un gran show al darle vueltas cerca del oído, pero                       
esto solo contribuye a arruinar la capa.

El humo nunca debe tragarse. Hay que expulsarlo después de disfrutar
su sabor. Las caladas tienen que estar separadas por un intervalo de 
tiempo razonable, debido a que es importante evitar que se apague; no 
hay que fumarlo de prisa ya que el cigarro se sobrecalentará y su sabor 
se volverá más amargo.

El sabor del puro empieza a cambiar más o menos cuando va a la mitad. 
Se hace un poco más amargo. Tampoco es muy propio fumarlo  hasta el 
final, ya que empieza a desprender olores mucho más duros  que el suave
aroma del inicio y el sabor que dejará en la  boca acabará con el paladar que

ofrecía al principio.